Caso de Estudio: Optimización SEO de la tienda online The Bath Point

Logo-TBP

The Bath Point empresa fundada ya hace más de 10 años, tiene tienda física y tienda online

Ofrece una gama muy amplia de productos y muebles para el baño, lo que le confiere la especialización del vertical aunque para la agencia fue, y sigue siendo, un reto diario para conseguir y mantener las mejores posiciones.

NothingAD empezó a colaborar con The Bath Point hace también más de 10 años, asumiendo tres retos que desarrollaremos en este caso de estudio:

  • Mejorar el posicionamiento de la web de The Bath Point
  • Incrementar tanto las ventas orgánicas en su tienda online como de pago
  • Impedir que las grandes cadenas especializadas en el hogar, la desterraran de las primeras posiciones.

En el inicio de esta relación profesional, NothingAD planteó al cliente una estrategia basada en la optimización SEO onpage de la web de The Bath Point. Hay que tener en cuenta que, en esos inicios y con las mejoras en el algoritmo de Google, fue un reto el ir adaptando la estrategia de posicionamiento y, al mismo tiempo,  entender qué es lo que más ponderaba el buscador Google y su algoritmo a la hora de posicionar una web. 

Con las herramientas y la información con la que disponíamos, la estrategia de posicionamiento se orientó en buscar el posicionamiento por aquellas palabras que más conversiones en venta producía en la web. Es decir, nuestro gran aliado fue la combinación estratégica de los datos que recogíamos de la conversión, Google Analytics y la estrategia aplicada en Google Ads.

Descargar Caso de Éxito

Plantilla-Imatges-TBP

La compra de mobiliario para baño, la tendencia creciente.


INCREMENTAR EL CONTENIDO Y ASÍ INCREMENTAR LOS KPI

La decisión, por lo tanto, pasó por crear un modelo de captación de tráfico en todas las partes del embudo de conversión; desde la parte más alta de búsquedas informacionales, hasta la parte final de conversión.

Por ello, tomamos la decisión de incorporar un blog como estrategia para explotar principalmente dos objetivos; dotar de contenido a nuestros usuarios en la parte más informacional -en general existía una carencia sobre la descripción de los nuevos productos-, y por otro lado, ofrecerles contenidos de más valor que sirvieran para la toma de decisiones más acertada.

Aunque estamos hablando de estrategia SEO que hoy en día es impensable no incorporar, hemos de tener en cuenta que hablamos del momento álgido de Blogger. Los blogs se usaban más como contenido en perfiles personales que en empresas.

Ser pioneros en la incorporación de contenido de valor, mediante la implementación de estrategias de marketing de atracción,, nos permitió posicionarnos a través de múltiples palabras por encima de las grandes cadenas y conseguir, además, generar más volumen de visitas y tráfico de más calidad hacia el site de nuestro cliente.

Y es que trabajar con el blog nos permitió trabajar el posicionamiento de un mayor número de palabras long-tail que, de otra forma, no hubiera sido posible, al menos en ese momento. Esta estrategia pionera en el sector nos permitió ganar unos cuantos meses de posicionamiento no solo a estos grandes grupos sino también al resto de players del sector.

Aunque este fue un gran reto al que tuvimos que hacer frente, por desgracia no fue el único al que tuvimos que enfrentarnos en esa época que, recordemos, no había la gran cantidad de herramientas de las que hoy día disponemos.

Por el camino, se realizaron dos cambios de diseño de web, que se sumaban además a un cambio en servidores. Y, como suele suceder en estos caso, estos cambios afectaron seriamente al posicionamiento de la web, con caídas de tráfico durante el periodo de ajustes, visibilidad de la web frente a nuestros competidores y pérdida de posiciones estratégicas que en su momento habíamos conseguido.

Aunque en algunos casos la solución se pudo aplicar de forma rápida, hubo otro caso que presentaba mayor complejidad y que, por supuesto, nos obligó a dar un plus más en nuestra estrategia de posicionamiento SEO.

Y es que la irrupción de competidores, nos generó muchos problemas. Dos competidores que podemos englobar en dos grupos; los primeros, los grandes grupos, las cadenas, que empezaron a generar contenido a mucho mayor ritmo que nosotros además de trabajar el SEO de forma mucho más activa, y sobra decir que además lo hicieron con una legión de profesionales del SEO que, como es lógico, superaban en número a nuestros recursos.

Por otro lado, destacó la irrupción de nuevos competidores que se encuentran peleando en el mismo segmento y que, de una forma u otra, empezaron a aplicar nuestra misma estrategia o, al menos, muy similar. Dicho sea de paso, nosotros íbamos aplicando nuevas estrategias y trucos que otras webs de otros sectores iban también aplicando.

Y es que, como se suele decir, los problemas nunca viene solo. Así que tuvimos que hacer frente a un triple problema: la aparición de nuevos competidores, la presencia más activa de antiguos competidores que se pusieron las pilas y un cambio de web. ¿Qué podría salir mal?


De nuevo, nuestro equipo de estrategia SEO hizo los deberes y empezamos a analizar los gaps de oportunidades que tanto los grandes como los pequeños competidores estaban dejando al descubierto.
Analizamos aquellas palabras clave por donde se estaba posicionando todos ellos, cuáles estaban teniendo un crecimiento de búsqueda continuado en el tiempo, qué palabras que aún siendo claramente de contenido relacionado con el sector, no estaban siendo trabajadas por nuestros competidores… Un análisis pormenorizado de todo lo que estaban haciendo nuestros competidores para encontrar nuevas oportunidades donde poder atacar.

Con ello, descubrimos oportunidades en forma de palabras clave que, curiosamente, tenían una marcada estacionalidad y que, con tiempo, podríamos trabajar con la idea de posicionarla y ocupar puestos privilegiados en los buscadores en el momento en que los usuarios se lanzarán de forma masiva a buscar en Google. Trabajarlas con suficiente tiempo de anticipación, nos generó grandes réditos.

Más allá de la estrategia de contenidos, que no es menor, había que ir solucionando los problemas de SEO que íbamos encontrándonos por el camino gracias (o por culpa) de los cambios de criterios de posicionamiento del algoritmo de Google que, como sabéis, ni son pocos ni son espaciados en el tiempo.

Por lo tanto, monitorizar todas las palabras por las que se estaba posicionando nuestros competidores, nos daba un plus de anticipación a sus estrategias. Pudimos intuir, en muchos casos, cuál era el nicho que estaban trabajando y, en consecuencia, procurar generar contenido suficiente para que al menos, no nos afectara tanto como quizás si lo hacía con otros competidores.